miércoles, 22 de diciembre de 2010

En el suelo

Todo cambia y no puedes evitarlo. Es la frustración de saber que todo se ha perdido y no se podrá recuperar jamás.

- Vaya una mierda - digo mientras pateo una botella.

El odio es lo único que me mueve, porque es lo único que queda dentro de mí. Prefiero estar llena de odio a estar vacía por dentro.

Me estoy aficionando a esto de odiar, aunque no me haga bien. ¿De qué sirve amar cuando acabas destrozada? ¿De qué sirve llorar por alguien que no ha llorado nunca por ti? Es lo que pasa cuando te enamoras de alguien que no siente lo mismo por ti.

Es el mayor tiempo que he estado mal de toda mi vida, y quieras o no eso te repercute al final. Y tanto daño me ha hecho que me he podrido por dentro.

Ahora no me importa una mierda morir joven, no me importa una mierda llegar a los 40 años con el hígado destrozado. Y no me importa porque ya nada me importa.

Así que el mundo ha cambiado para mi, este ha sido el último verano de mi antigua vida. Y esta es la tercera vez que cambio de vida.

¿Cuándo se dará la cuarta?

lunes, 20 de diciembre de 2010

Fdo: mi corazón.

Odio que mi vida se base en giros de 180º, porque unos me hacen avanzar y otros me hacen retroceder.
Algún día aprenderé a conseguir mi propia estabilidad.
No me digas palabras que me creen una falsa sensación de una seguridad que ni tú mismo tienes.
- Te quiero, ¡no lo olvides! - me dijiste un día al despedirte.
Y yo no lo he olvidado.
¿Y tú? ¿Lo has olvidado? 

Goodbye

Es muy difícil mirar a mi alrededor con tanta oscuridad. Sobretodo cuando no estás para protegerme. Porque quieras o no, cuesta caminar sola, cuesta ver lo que antes veíamos juntos.

No hace falta que vuelva a gritarte que te echo de menos, ni que tú me vuelvas a gritar que me quieres pero que no podemos estar juntos. Eso ya lo sé. Lo que me gustaría es escribir una historia nueva, borrar todo el pasado y empezar de cero. Es algo imposible, una utopía, pero me habría encantado vivirla junto a ti.

Ya no quiero volver la vista hacia atrás, para ver todo lo que perdí. Porque eso sólo me hace tratar de recuperarlo, de caer una y otra vez. Puesto que a cada paso que doy en este puente, las tablas se van rompiendo tras de mi.

Odio las utopías, odio el amor, odio el pasado y me odio a mi misma por no haber sabido mantenerme en mi sitio, por dejar que me hundieras una y otra vez. Pero ahora he encontrado un cuaderno vacío en el que puedo escribir una nueva historia, y esta vez tal como yo quiero. Sólo espero tener fuerzas para hacerlo y que no me vuelvas a hundir, que no vuelvas a aparecer en mi vida.

Y sólo quiero gritar: lárgate de una vez.

martes, 7 de diciembre de 2010

Ruleta

Quizá harta de tanto pesimismo decidí sonreír a la vida y esperar que ella me devuelva la sonrisa. Sólo espero darte los buenos días cada mañana y que tú estés ahí para recibirlos. Me gustaría ir a dondequiera que tu vayas, pasar a tu lado todos los días de mi vida. Tomar café juntos por la mañana y ver algún estúpido programa lava-cerebros por la noche y reflexionar sobre lo que pasa en el mundo. Contradecirnos a nosotros mismos y darnos la razón a la vez. Porque, en el fondo, este es el regalo que nos gustaría que la vida nos hiciera, y el regalo que esperamos con ansias, mientras vamos rebuscando entre mil cajas vacías hasta hallar dentro de una de ellas la correcta y por fin encontrar un poco de esa felicidad que tanto deseamos.

Only a chapter.

Mis ojos se habían acostumbrado a la oscuridad, a no saber dónde estaba, si arriba, si abajo, si iba en el camino correcto o no hasta que llegaste tú. Fuiste una luz que iluminó mi vida, que hizo que mis ojos recuperaran la visión y que pudiera divisar el camino de vuelta. Pero te fuiste y te llevaste toda esa luz, y ahora mis ojos intentan acostumbrarse de nuevo a la oscuridad, es algo muy difícil cuando tienes otras cosas de las que preocuparte, como lamerte las heridas.

- Lo siento mucho - me dices mientras apagas la luz

Entre lágrimas te suplico que no lo hagas, que no te vayas, que no desaparezcas de mi vida, pero tú ya estás caminando en dirección contraria y si te sigo me perderé aún más entre las tinieblas.

Aún sin creérmelo me derrumbo en el suelo. Te has ido, y esta vez para siempre.  Ni siquiera me ofreces tu mano para levantarme del suelo, tampoco te molestas en indicarme el camino de vuelta y no me has dicho ni adiós. Simplemente te has dado la vuelta, y con una burda disculpa a modo de despedida, te has marchado.

Te echaré de menos, sin duda. Y ahora debo acostumbrarme a la oscuridad o buscar una luz perdida en el vacío y correr tras ella, esperando que me indique el camino de vuelta o quedarme con ella y que no me abandone como has hecho tú.

La rabia me inunda y grito mil y una veces que te odio. En todas y cada una de ellas miento

martes, 30 de noviembre de 2010

Misión imposible: el olvido

Echo de menos tus brazos rodeándome, echo de menos despertar a tu lado, echo de menos hacerte trastadas, echo de menos todo.


Y te odio por echarte tanto de menos

jueves, 25 de noviembre de 2010

El miedo

La sangre... El sabor de la sangre en tu boca te hace reaccionar, ¿otro golpe más? ¿de verdad vas a permitirlo? Está claro que no. ya estaba aflorando en ti el odio, la rebelión, y ahora vas a romper cadenas (y dientes). Es la hora de que los huesos de la opresión empiecen a crujir hasta que se rompan. ¿Acaso pensabas que podías aguantar bajo la mano del poder mucho más tiempo? Ni tú ni nadie pueden aguantar, sólo que unos se rebelan y otros sufren en silencio, apretando los dientes con frustración, sumidos en la desesperación.

- Habla, lucha y rebélate, no tienes nada que perder, pero en cambio sí mucho que ganar.
- Pero siento miedo.
- El miedo te hace reaccionar, luchar. Todos sentimos miedo, pero no por ello nos quedamos quietos, no por ello nos ocultamos en casa como si de una fortaleza se tratase.
- Entonces, ¿sentir miedo no es de cobardes?
- Cobarde es el que siente miedo y trata de ocultarlo y el que se esconde, no el que a pesar del miedo sigue en pie.
- ¿Y si decido esconderme?
- Nadie te culparía de ello, pero cuando no quede nadie en pie porque todos se han escondido, ¿qué harás?
- Tendré que salir y luchar.
- Por tanto, lucharás de todos modos, pero en ese caso seréis menos. Divide y vencerás, ¿no? Unidos podremos conseguirlo.
- Lo peor es que tienes razón, que aunque me cueste admitirlo no nos queda de otra, y si queremos ganar no nos vale con escondernos en casa, rezando porque los que están ahí fuera dando su vida por gente como nosotros salgan bien parados y consigan su objetivo.

La última carta.

Me senté en ese banco, con la única compañía de mi alma putrefacta, con las alas desgarradas colgando como un fardo en la espalda. Miré al cielo y me pregunté ¿qué más me quedaba aquí? Dime, si tú no estás, ¿de qué vale seguir aquí? Es una desesperación con la que cargaré hasta que el olvido se haga presente, hasta que mis alas puedan volver a volar, hasta que pueda sonreír sin provocarme un escalofrío de dolor en mis músculos, contraídos por una mueca que más que feliz era tenebrosa, acompañada de unos ojos que ya no brillaban, que expresaban la más absoluta oscuridad con, quizá, algún atisbo de la inocencia que me caracterizaba y que tú destrozaste.

No entiendo este empeño destructor que te acompaña, ¿no te das cuenta de que haces daño? Quizá guardes corazones rotos como trofeo en algún rincón de tu habitación, ese lugar donde felicidad y dolor comparten un mismo espacio, tratando de convivir lo mejor que pueden sin llegar a tocarse, haciendo acto de presencia cuando se les llama.

Algún día te darás cuenta de todo lo que te quise, de que por ti lo di todo y más. El error fue mío por haber dado tanto en tan poco tiempo, por haber luchado hasta la saciedad por una causa perdida. Pero yo soy así, lucho por lo que no debo luchar, y sino mira cómo luché por ti, cómo rompí todos los esquemas por ti, cómo caí y me levanté sólo porque tú estabas ahí, porque tú necesitabas que yo estuviera arriba, junto a ti. ¿Y cómo me pagas eso? No, eso no lo puedes pagar de ninguna forma.

Seguí en ese banco, no sé cuánto tiempo estuve ahí y tampoco me interesa saberlo, sólo sé que me levanté y caminé, no sabía a dónde iba hasta que no empecé a darme cuenta del ambiente que me rodeaba, los mismos olores, los mismos colores, pero no los mismos sentimientos. Cerré los ojos por un momento, abandonándome a  la nostalgia, y caí al suelo. Grité sin voz, saqué todo el dolor que no pude sacar delante de ti.

Llegaste hasta el mismísimo fondo de mi corazón, y por ello me has sorprendido, puesto que has conseguido algo que nadie había logrado antes. Pero cuando llegas hasta el fondo y empiezas a provocar el caos, la expresión de sorpresa se convierte en una mueca de dolor. Porque sabía lo que iba a pasar antes de que pasara.

Luego deshice mis pasos y regresé a mi casa, si es que se le puede llamar así. Sólo necesitaba esconderme, dejar que la herida terminara de sanar, puesto que ya había eliminado la infección y sólo necesitaba reposo y desaparecería, pero tendría cuidado de no volver a abrirla.

Tiempo después, la herida sanó, sólo quedó una cicatriz, recuerdo de malos tiempos. Estaba lista para una nueva batalla,  y esta vez la ganaría, o al menos lo intentaría con más fuerza que la anterior.

martes, 23 de noviembre de 2010

Trastornos bipolares.

• Te odio, ojalá nunca te hubieras aparecido en mi vida.
- Cuando quieras, desaparezco.
• Lo patético es que no puedo vivir sin ti, me falta el aire, me duele el corazón cuando no sé dónde estás ni cómo estás. Maldita sea, es que ni siquiera me quieres y sin embargo mira como estoy llorando por ti. No sé que hacer. 
- Tengo prisa, he quedado. Cuando te decidas me llamas, ¿vale? 

El café de las seis

Me vine a topar con el lugar inadecuado. Buscar algo que concuerde conmigo dentro de él parecía algo imposible, como buscar una aguja en un pajar.

Al fin y al cabo, la vida es así, siempre te sientes desplazado, sin darte cuenta de que el hecho de no encajar es lo que te hace especial.

Eso ha sido lo que ha hecho que te encontrara, en ese lugar inadecuado, porque destacabas entre la multitud.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Conformismo

• Sonríe o te tiro por ese precipicio.
○ Bueno, vale, pero no esperes que me salga una sonrisa demasiado currada.
• Al menos enseña los dientes sin gruñir.

Odio

Porque simplemente hacéis que me llene de él a cada segundo. Esto no pasaba antes, ahora que todo iba mejor, las cosas cambian, mejoran o empeoran. Te acabas llenando de odio, rabia, rencor. A veces entiendo a los que se quedan sin mover un dedo, porque cuando luchas contra las injusticias te enfadas, lloras, gritas, das golpes y los recibes, sangras y haces sangrar. Te curas las heridas y te vuelves a preparar para la lucha. Porque siempre habrá alguien que tratará de tumbarte, de acabar contigo, por eso siempre has de estar en guardia, preparado para la batalla.

It isn't real

Y cuando me di cuenta de que ni siquiera eras capaz de pedir perdón, de que no podías decir la verdad, de que lo único que querías era mentir y mentir... Ya era demasiado tarde. El daño estaba hecho, el corazón estaba roto, y lo destruyó todo a su paso.

Ni siquiera quedaron cenizas, no hubo nada que me hiciera recordar esto, se destruyó completamente, como si nunca hubiera existido. He perdido las fuerzas, ni siquiera puedo llorar, aunque sé que cuando vaya a dormir y no estés ahí lloraré, sentiré el verdadero dolor.

Lo peor es que ni siquiera puedo culparte, no puedo mirarte a los ojos y decirte que toda la culpa ha sido tuya, que estoy destrozada por tu maldita culpa y que te odio, no puedo porque no es lo que siento. Es extraño pensar que gran parte de todo esto lo he provocado yo.

Esta herida es tan profunda que ni siquiera tiene cura, es la herida que me marcará más que ninguna, heridas de guerra, como las suelen llamar. ¿Cómo pude gritar que jamás te quise? ¿Cómo pude decir que me daba igual toda tu vida y estar así ahora?

Antes era como si estuviera viviendo en una burbuja, pero ahora que te he dicho adiós, que yo he dado el paso, la burbuja ha estallado, todo da mil vueltas y no sé cuándo estoy arriba y cuándo estoy abajo. Este es el verdadero caos.

No siento odio, tampoco desesperación ni rencor, es algo más allá, más fuerte y más destructivo, puesto que no siento nada.

martes, 16 de noviembre de 2010

XXXI

¿Que si te echo de menos? Puede ser que lo haga, pero tú decidiste y eso implica que cierre mis sentimientos para que no puedas verlos, para que no me hagas daño ni te aproveches del amor que sentí por ti.
Al fin y al cabo, las heridas aún están cicatrizando y mi corazón está re-ordenando el caos que provocaste cuando te fuiste. ¿Por qué me prometiste que no me ibas a hacer daño? Definitivamente, odio las promesas. Odio tus promesas.

¿Sabes que yo antes no sentía odio, verdad? Hablábamos muchas veces de eso, cuando yo te decía que no entendía porqué sientes tanto odio, tanto rencor.  Ahora que me he visto obligada a odiar a base de golpes, te entiendo perfectamente. Me gustaba eso de que a mi lado no fueras capaz de odiar, echo de menos eso.

Y odio echarte de menos.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

B&C

Lo habría dado todo y más. No dejes que se pierda en el aire como las palabras y las promesas incumplidas de ayer porque me niego a apuntar tu nombre en esa maldita lista de fracasos y de sueños rotos.

Final [in-]feliz.

Cuando las cosas van bien por un lado, empeoran por otro. Vaya carga de negatividad.
- Bah, las cosas mejorarán - dice él, cansado de repetir lo mismo una y otra vez-. Mírame a mí, que por tener no tengo ni familia ni amigos, pero aún así soy feliz.
- Me tienes a mí - respondí con una sonrisa-. Soy tu amiga.
- Sí, y eso es algo que agradezco mucho, pero tú tienes tus preocupaciones y tu vida.
- Bueno, pero también están esos chicos con los que te veo siempre.
- No son mis amigos, compartimos una ideología y luchamos por ella hasta la muerte. Somos "compañeros", por ponerle un nombre, y no hermanos, como ellos se empeñan en afirmar. Cada vez que uno cae, alimenta nuestro odio y nos incita a seguir con la lucha, a tener más motivos para destrozar a esos cabrones - dice mientras me guiña un ojo.
- Ya. Comparto vuestra lucha, pero no vuestro odio.
- Lo sé y por eso te quiero alejar de todo esto, no estás hecha para estas guerras.
- Tú tampoco - respondí automáticamente, ¿realmente él estaba hecho para eso o no?
- Yo no tuve elección, tú puedes elegir. Y no voy a permitir que te equivoques, no te mereces sufrir.
- Repito, tú tampoco.
- Mi vida me importa más bien... poco. De todos modos, alguien tendría que hacer el trabajo sucio, ¿no?
- Pero... ¿por qué tú?
- Por circunstancias que todos desconocemos acabé aquí, y aquí me quedo hasta el final.
- Y no vas a dejar que yo me quede contigo...
- Jamás.

martes, 2 de noviembre de 2010

Sin esfuerzo no hay nada.

"Ningún hombre conoce lo malo que es hasta que no ha tratado de esforzarse por ser bueno. Sólo podrás conocer la fuerza de un viento tratando de caminar contra él, no dejándote llevar."

- Clive Staples Lewis

Cats & rabbits

Sentada esperaba al tren de los sueños, que llevaba país de nunca jamás volverás, fumando el cigarrillo de la desesperación, sintiendo como el humo entra en mis pulmones y me envenena por dentro. Así estaba yo, derrotada, esperando, pero con la cabeza bien alta.

Así estaba yo, cuando apareciste tú.

XVII

Es algo que no podría haber conseguido sola. La bipolaridad, el dolor de cabeza, la resaca, el no dormir, ese dolor en todo el cuerpo... Te han sacado de mi mente, porque en mi corazón no estabas desde hace mucho tiempo, puesto que ya está ocupado.

lunes, 1 de noviembre de 2010

XVI

El cansancio y la resaca evitan que piense en ti. Imágenes de sucesos caóticos flotan a mi alrededor, y mi cerebro trata de volver a su estado normal. Quizá debería hacer esto más a menudo, sólo para que no invadas rincones preciados de mi mente y los destruyas, como sueles hacer a menudo.

El dolor de cabeza es insoportable, pero te aleja temporal y completamente de mi.

domingo, 31 de octubre de 2010

XV

No puedo negarlo, me cuesta mucho estar sin ti. Pero tengo que seguir adelante, este no será el fin.

sábado, 30 de octubre de 2010

Plush war

¡Hagamos fuertes con colchones y almohadas! Peluches por soldados, figuras muy armadas. Gritos de guerra llenan de plumas el aire. Guerra de sueños, no hay quien te venza, eres mi pequeño guerrero de gomaespuma.

XIV

Definitivamente, te echo de menos. Quizá hoy te vuelva a ver.

viernes, 29 de octubre de 2010

XIII

Quizá te eche de menos a lo largo de todo este tiempo.
De hecho, ya estoy empezando a hacerlo

jueves, 28 de octubre de 2010

XII

Hay veces en las que tratas de escribir, lo ves como una necesidad para desahogarte, pero las palabras se niegan a fluir. Los papeles arrugados invaden todos los rincones, llenos de letras vacías. Sobre la mesa, descansan imágenes, recuerdos de momentos que jamás viviremos. O quizá momentos que en un futuro viviremos, pero aún no me atrevo a afirmarlo.

Miro el reloj, llevo demasiado tiempo forzándome y ya he perdido la esperanza de escribir algo coherente, así que saldré a dar una vuelta, despejarme y sentir el gélido aire entrar en mis pulmones hasta hacerlos explotar. Sé que todo ha terminado, no me lo has dicho, ni siquiera lo has insinuado, pero tu mirada me lo ha delatado. Este es el fin. Y cumpliré lo que me prometí que haría si esto termina.

No te haces una idea de cuánto te echo de menos. Echo de menos esas frías noches en las que tú siempre tenías calor o cuando te acariciaba hasta que el sueño te vencía. Eran pequeñas cosas, pero no puedo evitar sentirme un poco nostálgica al recordarlas.

Hubo un tiempo en el que para mí lo eras todo ¿dónde ha quedado eso? ¿cómo hemos dejado que muriera tan rápido?

this war is ours

Ahora vamos a contradecir. Hablemos de futuro. Yo me iré de aquí, pero no quisiera decirlo muy alto porque no soy así. Lo dejaré todo atrás, nueva vida, nuevos amigos, nuevos enemigos. Cambia el escenario, los contrincantes, los aliados, las armas y la forma de luchar, pero siempre es la misma batalla, los mismos ideales. Y esta vez no hay retirada, sólo hay victoria o muerte.

Quedan días.

Días para verte, para sentir la lluvia en mi piel, para volver a necesitar tus besos, para continuar con la lucha, para apuntar otro nombre en la lista de traiciones. Hay días para todo, sin embargo, muchos se ahogan en lágrimas, en borracheras y fiestas, perdemos el tiempo amando cuando no vale para nada. Pero ¿quién se preocupa por el futuro? ¿De qué sirven las incertidumbres? Ahora no importa el futuro, no importa el pasado.

Vivir al día, sin mirar atrás, con la cabeza bien alta, sabiendo que volverás.

miércoles, 27 de octubre de 2010

XI

Hubo un tiempo en el que para mí lo eras todo ¿dónde ha quedado eso? ¿cómo hemos dejado que muriera tan rápido? Claro que tengo la respuesta, aunque me cueste admitirlo, esta vez hemos sido los dos, cada uno por su lado hemos roto esto, como un papel que arrugas y tiras al suelo, al que otras personas destrozan con el paso del tiempo.

martes, 26 de octubre de 2010

Leaning out into the breeze

No me digas que te crees superior a mi, que eso ya lo sé. Pero aquí todos somos iguales, no hay diferencias, venimos del mismo lugar. Por eso, no vayas de especial por la vida, que no lo eres.

¿Cada uno es único? Sí, pero eso no nos hace superiores, y si aún no lo sabes, el tiempo te lo enseñará a base de palos. Golpes que dejarán huella en tu vida, puesto que lo que no aprendes por las buenas, lo aprenderás por las malas.

domingo, 24 de octubre de 2010

I am not closer

Si mañana te fueras para no volver, ¿cómo me sentiría? Quizá incluso me alegraría, puesto que hay días en los que desearía que no hubieras aparecido, pero claro, esas veces no estás frente a mi, mirándome fijamente a los ojos, porque así bloqueas todo pensamiento.

No soy capaz de echarte de menos cuando tengo otras cosas que hacer. Pero cuando estoy sola invades una parte de mi, provocando una pequeña molestia, la sensación de que falta algún detalle, pequeño. Porque, quieras o no, no eres tan importante para mi como te crees.

lunes, 18 de octubre de 2010

Pain? What's this?

Y hoy he descubierto la inmunidad al dolor, no el físico, por supuesto.
La inmunidad a esa punzada en el corazón da cada vez que ves su imagen, cada vez que su recuerdo viene a tu memoria, provocando el caos en tus entrañas y en cada una de tus células.

Sí, gracias a ti he descubierto que se puede dejar de sentir, que el dolor es algo efímero. Y que, aún siendo capaz de amar, se puede bloquear el dolor, y que la fórmula para hacerlo es tan sencilla, está tan cerca y no podemos verla... Es muy cierto eso de que el ser humano está ciego, ciego de ilusiones, falsas ilusiones; creadas por otros humanos que fingen haberlas vivido y, nosotros, como buenos seres caprichosos y egoístas, queremos experimentar esa sensación, ser privilegiados y vivirla en primera persona. Pero no nos damos cuenta de que no es real, y cuando fracasamos nos duele, pero aún así seguimos sin darnos cuenta de que es una ilusión. Por tanto nos levantamos, ciegos, y volvemos a la carga. Una y otra vez, sin cesar. Hasta que no acabe con nosotros no pararemos. La muerte parece ser la única solución para estos necios, pero no saben que con quitarse la máscara les basta, con tirar la toalla a tiempo se solucionará todo. A veces, hay que saber cuándo has de retirarte del campo de batalla.

domingo, 17 de octubre de 2010

Fight or die.

Sonríe, sabes cómo acabará todo. Finales felices para historias tristes y finales tristes para historias felices. El mundo está al revés, pero ¿qué esperabas? ¿acaso existe el mundo perfecto? lo siento, pero estamos tan lejos de él que sólo podemos limitarnos a soñar y actuar. Sí, actuar para que el futuro cambie. No para nosotros, ya estaremos muy lejos cuando eso pase, pero sí para los que vengan, no tienen derecho a sufrir por lo que otros han provocado. Y nosotros tampoco lo teníamos, pero no hemos tenido elección. Vamos a dejar de fingir que nada ha pasado, actuemos ahora. Quizá no cambie nada o quizá lo cambie todo. ¿Si no arriesgas, cómo sabes si ganarás? Puedes perderte en la lucha, pero qué más dará si te perderás igualmente.

¿Sabes cuál es el problema? Que, por desgracia, la cobardía se huele. Y aquí hay mucha. Temes arriesgar, perder, pero... ¿prefieres dejar las cosas tal cual? Confía, es lo único que puedes hacer. Y lucha, porque ahora van a por nosotros, pero pronto vendrán a por ti, y ya no te quedará nada. Porque los cobardes son los últimos en perder, pero cuando pierden no tienen elección, pues la guerra ya ha acabado, no queda nadie en la batalla, todos han perdido y ellos no han hecho nada por evitarlo.

Puedes hacer algo, deja la cobardía a un lado, el miedo es tu enemigo. Dime, pues, ¿acaso nosotros no sentimos miedo? cuando vemos que todo puede acabar, cuando pensamos "este es mi final" ¿no tememos? ¿acaso reímos ante el final? No lo hacemos, pero aún así seguimos luchando, arriesgando, pues la vida es así. Es una constante lucha, y si quieres sobrevivir tienes que luchar, si no quieres que te opriman, tienes que luchar. Y tú, cobarde, si no luchas te quedarás solo, si no ayudas en la batalla ¿cómo esperas que la ganemos?

Cuando el miedo te consuma, encerrado en tu habitación, cuando oigas los disparos, cuando nos oigas luchar, dar la vida por nuestra causa, pondrás toda esperanza en nuestra victoria, pues sabes que si perdemos, el siguiente serás tú. No esperes que tu guerra la ganen otros, es muy fácil sentarse, esconderse y esperar a que todo pase. ¿Y si no pasa jamás? ¿Y si, en vez de pasar, empeora? ¿Qué harás? ¿Seguirás oculto durante toda tu vida? Ten valor y recuerda que cuántos más seamos, menos posibilidades de perder tendremos.

Nos buscarás cuando no puedas salir a la calle solo, pero si no nos apoyas ya no estaremos ahí. Arriesga y puede que incluso ganes. La vida es un constante ir y venir de riesgos y no siempre puedes huir de ellos, aunque quieras, aunque prefieras morir antes que arriesgar. Hay veces que no tienes elección.

¿Nunca lo has pensado? Es que desde un principio todo está claro, siempre lo tienes claro. Por mucho que te digan que no, las pruebas hablan por sí mismas.

viernes, 15 de octubre de 2010

Re-solution.

La verdad sale a la luz, las cosas más sencillas se convierten en las más importantes y mi vida ha dejado de girar alrededor de terceras personas. No esperaré a que mi centro dependa de otra persona, me preocupo por mi, como mucho.
Me quitaba de encima penas viejas, pero me cargaba otras nuevas. ¿De qué vale quitar peso si luego vuelves a poner aún más? Pero esto ha acabado.
Por suerte, he encontrado el mando de la televisión, he apagado toda emoción. No he vuelto a perder el control.

domingo, 10 de octubre de 2010

A question without answer

- Sólo tengo otra pregunta más que hacerte... ¿Cómo te sientes cuando me besas sabiendo que confío en ti?

sábado, 9 de octubre de 2010

opening hearts

Sin esperar que entiendas que hay dos formas, que no todo es pelear, que no todo es matarte a ti mismo. El reloj ha marcado las doce, está lloviendo como nunca y tú apareces en mi puerta, completamente empapado y con una pequeña flor para mí. Tú me has entregado una flor, yo te he abierto las puertas de mi corazón.

Entra, quédate todo el tiempo que quieras, pero cuando te vayas, déjalo todo tal como estaba, por favor. Quiero mi corazón tal como te lo entregué. Sé que no le harás daño, ¿porque las promesas se cumplen, verdad?

stop

Y tarde o temprano elegir, si el hospital o el cementerio.

Six feet under the stars.

- ¡Lo tuyo se llama GANAS DE COMPLICARTE LA VIDA!
• ¿Tú crees? Yo lo llamaría capricho, o quizá "no creas que ya encontraste lo peor de lo peor, porque siempre habrá algo que lo superará".
- Creo que más bien se llama masoquismo.
• ¿No eres un poco extremista? Sólo me estoy haciendo un poco de daño, es lo único que me hace sentir viva.
- Allá tú y tu sufrimiento, pero lo tenías todo. Tenías un corazón en tus manos y lo tiraste, lo cambiaste por unas espinas que se clavaron en tus palmas y fueron enrollándose alrededor de tus brazos, atrapándote, haciéndote sangrar. Lo peor, es que cuando crees que has encontrado la solución, que puedes salir de ahí, acabas más y más atrapada.
• Estoy empezando a creer que en el fondo me gusta.
- Ese es tu problema, que te gusta.
• Todo cambiará, algún día.
- Acabarás destruyéndote a ti misma si no cambias.

martes, 5 de octubre de 2010

Te echo de menos, aunque nunca te he visto. Necesito tus besos, aunque nunca me los has dado. Necesito tu amor, un amor que ni siquiera sé si sientes. Quiero que estés a mi lado, aunque eso sea completamente imposible. Pero, ¿sabes qué? no me importa. Porque sé soñar. De sueños, a veces se puede vivir. Mis alas ya están rotas, desesperadas, deseando volar. Cada vez que logran soltarse, nuevas cuerdas aparecen para atarlas de nuevo, sumiéndome en la más absoluta desesperación. ¿Es que acaso la felicidad no existe?

Siempre tiene que estar el tiempo de por medio, haciendo acto de presencia, poderoso como nadie. Porque él es el que controla el mundo. Nosotros nos iremos y vendrán otros, pero él seguirá ahí, puesto que es algo efímero.

viernes, 1 de octubre de 2010

WIN

La vida da mil vueltas, sueltas mil lágrimas y luego te das cuenta de que el hecho de que la historia se repita un millón de veces es que estás haciendo algo mal. Yo he pensado, durante horas, días, semanas, meses e incluso años y hasta ahora no había hallado ese problema.


Por fin lo he descubierto.

Esta vez. GANARÉ.



¿Cuándo vas a ganar tú?

viernes, 24 de septiembre de 2010

Jump, pump.

Hazlo, ahora. 
Salta, sin más.

We are going in the same direction

- Es que un error tras otro acaba haciendo que te resientas y lo pagues caro. Lo pagas con desconfianza, con odio y con errores aún mayores.
• Confía de nuevo, olvídalo todo y vuelve a acercarte a sus brazos, él te protegerá.
- Hay cosas de las que no me puede proteger, y de las que no se puede proteger él mismo.
• Cosas como el amor.
- Daños colaterales.
• Así es la vida. Quien no arriesga no gana.
- ¿He de arriesgarme tanto?
• No pienses, actúa.

martes, 21 de septiembre de 2010

P R O B L E M A S

Al parecer no os ha gustado que los latidos de mi corazón cambiaran de sentido. No lo aceptáis porque no es lo que esperabais de mi. Y claro, si no hago lo que me decís simplemente me dais de lado y punto. Caminar sola no está tan mal, es un poco aburrido, quizá. De todos modos, estoy acostumbrada al aburrimiento. Lo que no voy a consentir es que me volvíais a hundir. Ya estuve abajo una vez, y no me gustó nada, así que esta vez, si alguien tiene que caer no seré yo.

lunes, 20 de septiembre de 2010

No sé lo que me pasa, desde que te conocí mi vida ha dado un giro de 180º que me hizo ver las cosas de otra forma, que hizo que los latidos de mi corazón cambiaran de sentido. Reemplazó unos pensamientos por otros. 

Sin saber si algo va a empezar o a terminar, continúo mi rutina, dejo que las manecillas del reloj giren y giren, día tras día. Esperando o quizá actuando. Dejando que todo siga su curso como debe de hacerlo. A pesar de que pienso en si esto es lo correcto o no, me guío por impulsos que me guían hacia un camino concreto, el cual aún no puedo vislumbrar.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Viejos textos, viejos recuerdos, viejos amores.

"Es cierto eso de que a veces hay personas que te calan hondo en el corazón y no las puedes sacar. Yo me he arrancado el corazón.
Lo malo es que ahora, mientras me voy desangrando, dedico mis últimos pensamientos a ti, porque con o sin corazón, eres lo único importante en mi vida, no te imaginas cuánto me importas. aunque yo para tí solo sea una maldita página más de tu vida, una página que dejas completamente olvidada....
I need you ."

Curioso como pasan los meses y suceden cosas y más cosas. Y de repente, encuentras una carta como esta. Y dices ¿cómo es posible que yo le amara tanto y que ahora no haya sido capaz de hacerlo? Simplemente porque lo que una vez sentí fue aplastado, torturado, quemado y quedó moribundo, pendía de un hilo. Y ese hilo fue cortado. Meses más tarde traté de volver a unir ese hilo que te unía a mi corazón, pues tú habías construido uno, me habías dado la oportunidad que me robaste hace meses. Logré unirte a mi corazón, pero seguías pendiendo de un hilo, que nuevamente fue cortado. Y esta vez, para siempre. La vida te habrá enseñado a aprovechar las oportunidades cuando te vienen, supongo. Porque en tres meses habríamos hecho un maldito año.

Quizá en el fondo siga guardando un poco de dolor de todo el daño que me hiciste, pero eso ya no importa. No trato de culparte, simplemente es la única explicación que encuentro para todo lo que ha sucedido. Al menos yo te pido perdón, me disculpo por haberte roto el corazón aunque tú en el pasado lo rompiste y no te disculpaste, lo utilizaste y lo tiraste a la basura como un niño que se ha cansado de su viejo juguete.

Repito, lo siento. Ahora he de marchar, para siempre quizá. Siempre te quedará mi amistad, si es que quieres cogerla.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Lithium.

- Todas las cosas que no dijimos ahora dan igual. Porque ya todo acabó, pero no de la forma que esperábamos. No creí que fuera yo la que iba a acabar con todo esto. El amor eterno dura tres meses, pero este ni siquiera llegó al primero. De un día para otro mis sentimientos se congelaron y lloré. Lloré porque esto no era lo que quería, yo te quería, maldita sea.
- Como mismo has dicho, ya dan igual. Tú me das igual y yo te doy igual. Fin de la historia - dijo con una cínica sonrisa.

Es ridículo como algunas personas podemos decir cosas que hace horas no sentíamos. Completamente ridículo. Al fin y al cabo, el resentimiento puede con el amor, el odio puede con el amor. Cualquier cosa puede con el amor. Al menos con el amor que no es de verdad, el plástico, con el amar sin amar. 

Porque este amor solo era de palabras. Nunca fue real, palpable. Una vaga ilusión de un amor pasado, cenizas irreconocibles de algo que un día fue y que jamás volverá a ser.

Sin sentido.

Odio cuando intento descargarme, cuando intento soltar todo lo que siento y no puedo. Porque no me dejáis hacerlo. Lo intento una y otra vez, sin cesar. Con lágrimas en los ojos suplico que me dejéis soltar todo esto porque me está matando por dentro. Pero no puedo. No puedo por ti, no puedo porque tampoco quiero. ¿Acaso es justo que se sepa toda la verdad? ¿Es justo para ti? No lo creo.

Realmente no soy como otros piensan, porque simplemente me ven como si fuera un ángel. Sí, un ángel caído quizá. Con las alas rotas por la desesperación de no ser utilizadas, de no alcanzar el cielo y ser libre de una vez. Batir las alas y alejarme de todo esto es lo que necesito, pero no es lo que se me permite hacer.

Debo permanecer en esta cárcel de cristal por fuera y espinas por dentro. Tú solo puedes ver una parte, ves todo lo bello. Pero dentro de eso, hay algo que está empezando a pudrirse y no eres capaz de darte cuenta de ello. Gritas porque no puedes entenderlo, ¿o crees que no te oigo? el problema radica en que no me oyes, no eres capaz de oírme, pues me hallo sumida en la más profunda oscuridad dentro de esa maldita cárcel que me consume día tras día. Una oscuridad que acabará por matarme, lo sé.


Y quizá ese sea el final que estoy esperando.

martes, 14 de septiembre de 2010

Te encanta cambiar de vida rápido. Es curioso como en un momento puedes estar completamente metido en algo y en tres horas todo se va a la mierda. Se va porque tú misma lo echas sin darte cuenta. Es una sensación horrible, es algo de lo que estoy hecha y no puedo cambiarlo de ninguna forma. Quizá ha llegado la hora de dar la vuelta y regresar a mi cueva. Pensar, y pensar. Es lo que hace falta, quizá.


No sé qué demonios está pasando, pero sea lo que sea, espero que no vuelva a destrozar mi vida otra vez.

domingo, 12 de septiembre de 2010

What happens to me?

Si de mi dependiera habría hecho tantas cosas... Habría dejado de hacer tantas cosas que no terminaría nunca de decirlas. ¿Sabes? Yo he cometido muchos errores, los sigo cometiendo y los seguiré cometiendo. Porque soy humana y porque tengo derecho a equivocarme. Aunque intento equivocarme lo menos posible, a veces incluso sacrificando mi propia felicidad con tal de no hacer más daño, de no romper un corazón, de no provocar una sola lágrima. Quizá sea un comportamiento de idiotas, pero es que yo soy idiota y jamás podré cambiarlo.

martes, 7 de septiembre de 2010

be strong .

- Siempre con una sonrisa, las circunstancias no van a poder contigo. Porque eres demasiado fuerte como para dejarte hundir por estas cosas.
- Quizá no soy tan fuerte como piensas... 
- Eres fuerte, otra cosa es que tú no puedas verlo, que no quieras admitirlo. Tú puedes con eso y con más. Confío en ti, sé que vas a salir de esta y que todo va a estar bien.

jueves, 2 de septiembre de 2010

¿Nunca has sentido que te falta el aire? Dan ganas de gritarle al cielo "¡Eh! ¿Cuándo acabará la tormenta?". Estoy esperando al tiempo, quizá él tenga la respuesta que yo no siento... ¡No creo que me entiendas! Escribo en un papel mágico, donde cada frase te lleva a un mundo distinto. No de cuentos ni de hadas, sino de realidades encantadas. Escribiendo atiende, este calor asfixia todo lo que está latente. Y siente como fluyen las palabras. Mientes cuando gritas que nunca volverás a caer, y es que ya no sabes levantarte, empiezas a agotarte. ¿A eso lo llamas arte? Alma podrida, sangre caída, mente perversa a la que se le escapa la vida. Vampiro sin alma, sin corazón. ¿Acaso crees que tienes la razón?

martes, 31 de agosto de 2010

say this word, please.

Te quiero más de lo que piensas, 
simplemente porque me has calado hondo en el corazón. 
Porque siempre has estado ahí aunque no haya querido verlo. 
Quizá sea hora de perder el miedo, 
de equivocarme de nuevo,
de perderme en el intento,
de no saber quién soy.
Como siempre, le dejo la última palabra 
al señor tiempo.


1681

Cierra los ojos y siente. 
¿Puedes sentirlo?
Son los latidos de mi corazón.
Un corazón que late por y para ti.

lunes, 30 de agosto de 2010

dancing in the moonlight

"Ahora o nunca", me dije. Le miré a los ojos directamente y le susurré:
- ¿Sabes qué es lo único que te voy a pedir? Quiero que me quieras, de verdad, con el corazón. Y si me concedes esto... Me tendrás. Para siempre.
- ¿Acaso aún dudas de lo que siento por ti? Te amo, más que a nada en el mundo. Eres todo lo que siempre he buscado y más. No quiero que te vayas de mi lado. Pero, si algún día has de hacerlo, que sepas eres libre de ello. No voy a atarte a mi ni mucho menos. Al fin y al cabo, amar no es amarrar.
- No te haces una idea de cuánto te amo. Quizá soy demasiado egoísta, ya que no podría alejarme de ti ni un segundo. No podría darte libertad porque no imagino mi vida sin ti.

Y con un beso, se cierra el telón.

¿Crees que es perfecto, verdad? ¿Que todo está dicho, que aquí es donde empieza una bonita historia? Las historias son bonitas mientras duran, aunque hay veces que se convierten en tu pesadilla y deseas que acaben cuanto antes. No todas las historias acaban bien. No todas son cuentos de hadas. Y esta no es una de ellas. Porque todas las historias tienen un final.

domingo, 29 de agosto de 2010

fear is your only way .

- Huyes del pasado, le temes. Sabes que cualquier día volverá y hará pedazos tu perfecto mundo, con tu perfecta esposa y tus perfectos hijos. En una perfecta casa en el centro de la ciudad, con unas buenas vistas y una criada que trabaja exclusivamente por y para vosotros. Pero todo eso acabaría destruído si se supiera el tipo de persona que realmente eres, lo que has hecho para conseguir eso, ¿verdad? Eres patético, no tienes honradez. A lo largo de estos años sólo has mirado por ti mismo, no has sabido ver más allá de tu nariz. Prefieres aplastar a tus amigos antes de sufrir percance alguno, antes que perder uno de tus tantos millones, uno de tus preciosos coches deportivos o tener que vender una de esas joyas tan caras que usa tu esposa.
- Eso no es del todo cierto -respondió él.
- ¿Ah, no? - pregunté mientras alzaba una ceja.
- Quizá te hayas equivocado al juzgarme de esa forma. Porque, es cierto que he hecho cosas muy malas. Pero también he tenido tiempo de arrepentirme hasta decir "basta". También he pasado noches enteras llorando en el baño, para que nadie oiga mis sollozos desesperados, al recordar todo el daño que he hecho.
- Y ahora dime ¿de qué vale arrepentirse, cuando has hecho tanto daño? ¿no hubiese sido mejor haber pensado "no quiero hacer daño" antes que tener que llorar día tras día, noche tras noche?

Estas son las últimas palabras que me molesto en dedicarle, el arrepentimiento quizá sea señal de madurar, de decir "he cometido un error", pero eso no va a arreglar todo el daño que hizo. Esas familias destrozadas, esos antiguos amigos traicionados, aplastados como si fueran moscas ya han sufrido bastante. No creo que ellos quieran perdonarles, no creo que con su arrepentimiento pueda curar esas heridas. Ni siquiera puede pagar con su dinero todo el daño que ha hecho.

Ahora vive con miedo, miedo de que retazos de su pasado salgan a la luz. Cada vez que se siente amenazado, simplemente le basta con eliminar esa amenaza a costa de cualquier precio. Por eso su arrepentimiento jamás será sincero.

lunes, 16 de agosto de 2010

New walls?

Quizá todo esto solo sea un pasatiempo para nosotros, o no...
El tiempo siempre tiene la última palabra, así que... Señor tiempo, continúe usted con esta historia.

jueves, 12 de agosto de 2010

I can't break these walls . . . II

Ahora lo entiendo todo. Nunca te quise, es tan sencillo como eso. No es que me haya dado cuenta de que te quería, es que confundí sentimientos e hice daño. Pero no te preocupes, quien la hace la paga. Y yo ya lo he pagado, puesto que mi corazón sangra mientras escribo.
- Lo siento mucho, nunca debí ilusionarte, nunca debí hablarte, nunca debí conocerte. Hay tantas cosas que nunca debí hacer pero que hice, que no terminaría jamás de disculparme. ¿Qué decirte? Un lo siento no vale absolutamente nada, pero algo es algo. - le digo con la cabeza baja, no me atrevo a mirarle a los ojos, sé que está llorando y eso me duele.
- Esto es algo que nunca debió empezar. No valía la pena. El comienzo fue bonito, pero no lo suficiente como para pagarlo con un final así. La próxima vez, piénsalo mejor. Hasta nunca - se despide entre lágrimas y me deja sola, con mi culpabilidad.

Aún siento su rencor dentro del pecho y me cuesta respirar, quisiera correr tras él y pedirle perdón, pero sé que eso no servirá de nada. Aquí ha acabado todo.

jueves, 5 de agosto de 2010

Colourfull lines.

Tras horas de hermosos sueños me desperté de todos ellos de un solo golpe, como si me hubiesen arrancado de ellos. El despertador anunciaba la llegada de un nuevo día. Soñaba que la vida era de mil colores, que éramos invencibles, que nada nos separaría, que nuestras almas siempre serían una.
- Es hora de la vuelta a la rutina, al aburrimiento, es hora de echarte de menos una vez más - pensé, sin saber que ese día todo iba a cambiar.
Me levanté, como siempre, adormilada. Me di una ducha que me dejó completamente despierta, me dirigí al armario y me puse lo primero que vi, luego fui a la cocina y desayuné mi habitual taza de leche con galletas. Me lavé los dientes, cogí mi mochila y salí disparada de casa. Abro la puerta y descubro que mi mejor amiga estaba llegando.
- ¿Qué ha pasado? - le pregunto extrañada, ella jamás viene sin avisar antes.
- Que hoy no vas a trabajar - me dijo con una sonrisa
Le dirijo una mirada inquisitiva y me indica que llame al trabajo para avisar que voy a llegar tarde, o que no voy a llegar. Me extraña bastante ese comportamiento, pero aún así le sigo el juego y llamo al trabajo.
- Vamos a dar una vuelta. - su sonrisa pícara comienza a darme miedo, empiezo a pensar que realmente se ha vuelto loca.
- Está bien... Pero cuéntame qué es eso tan importante que ha hecho que falte al trabajo hoy.
- Ya lo verás - me dice mientras me saca de mi casa a rastras.

Me hace conducir durante lo que me parecieron horas debido a que iba muy callada, pensando quién sabe qué cosas y concentrada en la carretera, indicándome dónde girar, haciéndome parar para comprobar que íbamos por el camino correcto y demás.

Llegamos a un parque muy bonito, tenía un camino de tierra y parecía más un pequeño bosque que un parque, ya que tras dos metros, a ambos lados del camino había árboles muy frondosos y bastante altos. Nos adentramos por el camino y tras unos minutos nos detenemos para introducirnos entre los árboles.
- ¿A dónde vamos? Estoy empezando a pensar que has perdido el juicio - digo alzando un poco la voz en un intento de que se de cuenta de lo molesta que estoy porque no me explica nada de lo que hacemos aquí.
- Ya lo verás, ten paciencia. Te va a gustar - dice mientras camina entre los árboles.

Me apresuro a seguirla para no quedarme atrás, tengo ganas de que todo esto acabe ya, estoy empezando a perder la paciencia.

Momentos después llegamos a un claro muy pequeño, rodeado de hermosas flores, con una manta en el centro, una cesta con comida y, de pie, junto a todo esto estaba él, Ryan. Había vuelto la persona que más he amado. Por fin.

- He vuelto, y esta vez para quedarme - dice
Me lanzo a sus brazos y nos fundimos en un beso. Mi corazón late a mil por hora, no sé si estoy soñando o despierta, pero me da igual. Estoy con él, por fin.
- Te he echado tanto de menos que no sé cómo he vivido todo este tiempo sin ti - le digo mientras me seco las lágrimas.
- Cada segundo que pasábamos lejos era como una tortura, un sufrimiento impensable que hacía que deseara no haberme ido nunca de tu lado, no haber realizado aquel viaje. Pero ahora estoy de vuelta y prometo no separarme de ti nunca más.
- Te amo Ryan.
- Y yo Allison.

Mientras tanto, aquella misteriosa amiga se escabullía para dejarnos solos. Su buen acto del día estaba hecho, aunque quizá sea su buen acto del año, no todos los días puedes presenciar un reencuentro tan emotivo. No todo en esta vida se basa en el sufrimiento, a veces las historias de amor tienen finales felices.

jueves, 29 de julio de 2010

I can't break these walls . . .

Ya es de noche. Yo aún sigo paseando, viendo la ciudad. Vuelvo a pasar por estos parques, las calles aún están mojadas e inundan mi corazón de nostalgia, de recuerdos pasados que deberían estar ya enterrados, hacen que la herida de mi corazón se abra y sangre como nunca antes lo había hecho. Y es que hoy ha sido el final del principio. No sé porqué sufro, porqué lloro. No entiendo este mal que me atormenta. Debería estar feliz, sonriendo, pero no. Estoy llorando por ti. Porque no puedo vivir sin ti, eres la luz que me protege, que siempre ha estado ahí y no he sido capaz de ver. Hoy... Hoy ha sido un día demasiado duro para mi. Un día en el que mis sentimientos han salido, se han destapado y me han mostrado la verdad que siempre traté de esconder. ¿Cómo no pude darme cuenta antes? No lo entiendo, el amor es algo "fácil" de detectar. Pero... ¿Por qué te quiero desde hace tanto tiempo y me doy cuenta ahora? Quizá empecé a quererte ahora.

Mi cabeza no para de dar vueltas, mi corazón no para de latir. Pero, sobre todo esto hay algo que levanta una barrera demasiado alta entre nosotros dos. Ese algo me ha hecho reaccionar, me ha hecho decir no. No pienso hacer el mismo daño que me han hecho a mi. Es algo que no entra ni en mis planes ni en mi corazón.

Fingir que todo está bien, no ha pasado nada entre nosotros, es lo mejor para los dos. Debo tratar de olvidarte, o quizá esperar. Al fin y al cabo el tiempo tiene la última palabra, como siempre. Quizá sólo seas otra decepción más que añadir a la lista, o quizá el éxito definitivo.

En esto y más pensaba mientras me sentaba en un banco lo suficientemente húmedo como para calarme los huesos, del que tras un rato me levanto para continuar mi paseo. Para seguir dándole vueltas a mis mente, intentando buscar una forma de arreglar esto, de esconder, tapar, romper, destruir estos sentimientos encontrados. Pero ¿cómo hacerlo?

- Realmente desearía que el amor no existiera de verdad -digo, mientras una lágrima resbala por mi mejilla
- Quizá es bueno que no exista, pero ¿acaso debemos destruir algo tan bonito, tan puro? El amor no está hecho para ser destruido, es lo suficientemente fuerte como para aparecer cuando menos lo esperas y quedarse, quizá para siempre - dice una voz a mi espalda.

Me giro rápidamente y le veo. Se acerca y me seca las lágrimas, mis mejillas se han vuelto de un color rojo intenso, y él sonríe al verlas. En cuanto sus manos entran en contacto con mi piel me siento tan bien que no quiero que las separe jamás. Pero aún así me alejo de él. Necesito mirarle directamente a los ojos.

- A veces las cosas no son tan fáciles como las pintan - le digo conteniendo las lágrimas.
- Quizá sólo es que nos parecen difíciles. Podríamos hacerlas mucho más fáciles aún -dice mientras acerca su cara a la mía.
- No puedo. No puedo romper este muro, ¿crees que si tuviera fuerzas no lo haría? Pero no las tengo, me falla la voluntad, no me gusta hacer daño.


Es lo único que puedo hacer, no pienso luchar contra un imposible. Y en caso de que fuera posible, no pienso hacer daño a nadie. Así que me retiro a mi guarida, lamentándome en silencio por no tener valor suficiente como para seguir adelante sin mirar más que por mi propia felicidad.

Y me voy. Probablemente para siempre.

viernes, 16 de julio de 2010

16 de Julio

La distancia hace daño. Nosotras sufríamos por vivir tan lejos, no poder vernos. Y ese dolor cada día era más insoportable, no podíamos convivir con algo así. O hacíamos algo o perderíamos la cabeza.
Y así comienza esta historia, una amistad demasiado fuerte, pero a la vez demasiado débil.

Nos conocimos hace ya mucho tiempo y confiamos la una en la otra desde el primer momento. Sinceramente, no me suelen pasar este tipo de cosas. La verdad es que intento no confiar en nadie, por miedo a que me hagan daño. Es algo comprensible, ya que me han hecho bastante daño. Pero no voy a hablar de mis fracasos, no ahora. Es momento de hablar de algo muy bonito, y no quiero estropearlo con tonterías del pasado.

Como iba diciendo, no suelo confiar en nadie, pero en ella sí. Porque la quiero con locura. Es una de las personas que más me  ha dado y a la que más he dado. Porque hay mucho más que amistad entre nosotras. Muchísimo más. Y es algo que no se puede explicar con palabras.
Y así pasó un año, y fuimos conociéndonos cada vez más, seguíamos con nuestras vidas, pero siempre encontrábamos un espacio, un pensamiento, dedicado especialmente para nosotras dos. Porque no podíamos estar sin hablarnos, nos necesitábamos la una a la otra, a pesar de la distancia que había entre ambas.

Hicimos muchas cosas, vivimos demasiado, lloramos demasiado, reímos demasiado, comimos demasiado, bebimos demasiado, todo lo hicimos en exceso, siempre separadas físicamente, pero con nuestras almas muy unidas.

Pero por fin llegó el esperado día de su cumpleaños. El primer día, nuestro primer encuentro. Un día completamente perfecto. Nada más vernos nos dimos un abrazo, y lloramos. Porque esto era lo que necesitábamos, porque después de tanto tiempo nos hemos visto, porque ya la distancia no era un problema. Y una hora siguió a la otra, y así sucesivamente hasta ir completando el día, pero ella no paraba de sonreír, mientras todos le entregábamos regalos, no sólo materiales, sino también amor. Le dábamos lo que más necesitaba, la hacíamos feliz. Yo simplemente era feliz por el simple hecho de verla feliz a ella. Me encantaba hacerla sonreír, incluso me plantearé ponerlo entre mis aficiones. El día de su cumpleaños se fue desvaneciendo, y le sucedieron muchos días, más y mejores. Siempre juntas.

Iba rememorando todo esto mientras me dirigía a nuestro punto de encuentro favorito, para volver a encontrarme con ella. Una playa completamente preciosa. La vi desde la distancia, sentada, esperándome. Nada más darse cuenta de que yo estaba llegando se levantó, sonriente, de un salto y me dio un abrazo. Luego me miró, yo estaba bastante callada, recordando todo lo que habíamos vivido.
- ¿Te pasa algo? - preguntó extrañada, yo nunca me callaba.
- Estaba recordando todos los momentos vividos, juntas quiero decir. La verdad es que nuestra amistad es inquebrantable. ¿Sabes? Jamás pensé que existiera una amistad así. No creí que fuera posible una amistad que, lejos de romperse, se hiciera más fuerte - dije.
- Yo tampoco creía eso. Supongo que es cierto eso de que no crees en algo hasta que no lo has vivido tú misma - volvió a sonreír.
- No voy a pensar en el futuro, no voy a pensar si esto se va a romper alguna vez, ¿sabes por qué? - dije
- Hmmm... No lo sé, ¿por qué?
- Porque quiero vivir cada segundo como si fuera el último, disfrutar de esta amistad, no pensar si algún día volveré a casa. Ahora estamos bien, no quiero irme.

No necesitamos más palabras, ya estaba todo dicho. Nos sentamos para ver el atardecer mientras nos fumábamos un pitillo. Me encantan los encuentros.



Espero que te haya gustado.
Feliz cumpleaños Ann ♥

lunes, 5 de julio de 2010

Your Betrayal.

Hay cosas que jamás olvidas, y ella lo sabe. Le traicionó y él jamás lo olvidará, no quiere volver a verla y tiene que asumirlo pronto o perdería la cabeza.
Porque cuando te dan a elegir entre traicionarlo o condenarlo, siempre vas a elegir la traición, prefieres eso a verle condenado para siempre. Aunque no puedas volver a verle jamás, aunque él te odie por el resto de su vida... Es un precio que hay que pagar, por él.
Y así pues, ella hizo lo que le pedían, le traicionó. Mejor saber que va a estar bien aunque no pueda verlo que verle condenado para siempre.
Le dolió en el alma hacerlo, pero no había opción, al menos no para ella.
- No quiero volver a verte - le dijo él, con las manos en puño y lágrimas en los ojos. Lágrimas de dolor.
- Lo... Lo siento... - respondió. No podía decirle otra cosa, no podía decirle la verdad, por mucho que estuviera deseando decirla, decirle que no tuvo opción, que le salvó la vida.
- Cómo... Cómo has podido... Confiaba en ti, ¿sabes? Eras la persona en la que más confiaba, y mira como me lo has pagado, mira como has tirado por la borda todo el amor que sentía por ti. Espero que estés contenta, me has traicionado.

Nunca algo le había dolido tanto.

miércoles, 30 de junio de 2010

Oh, ¡sorpresa! [OLD]




Que sí que sí, ¡sorpresa! 
No has descubierto la pólvora, pero has descubierto que eres inmensamente estúpido. Pero claro, qué se va a esperar de alguien con un cerebro tan pequeño. Puede que me hayas hecho daño, pero eso ya me da igual. 
Porque tú me das igual.
Hoy vuelvo a verlo todo mejor, más bonito, con distintos colores, mucho más vivos. 
Y es que no todo en esta vida es gris si sabes dónde mirar. 


- Te necesito... -me susurró.
- Oh! Yo a ti no -hago uso de una de mis sonrisas más sarcásticas para fastidiar.
- Siempre me decías que me querías... 
- Qué pena, ya no te quiero.
- ¿Por qué?
- Porque todos mis sentimientos hacia ti han muerto, los has matado. 


Enfrié mi odio hasta convertirlo en indiferencia.

La fuerza del amor.

Él la tomó de la mano para que dejara de temblar.
- Vamos, es sólo una noria, ¿qué puede pasarnos? - Dijo con una encantadora sonrisa, la sonrisa que siempre despertaba en ella una gran ternura, que le daba fuerzas para levantarse cada mañana, para enfrentar cualquier problema. 
- Pero ¿es segura? ¡Sabes que me dan miedo las alturas! - tembló un poco.
- Te prometo que no te pasará nada, yo estaré a tu lado para protegerte.
- Está bien, subamos, aunque no podrás protegerme si la noria se cae- bromeó.
- Eso no pasará, ven -la llevó hasta la noria.
Y ambos subieron. Él la rodeó con su brazo, protector, mientras la noria comenzó a girar y a elevarse en el aire. Se detuvo y ellos se miraron, él la besó, ella estaba asustada, pero, gracias a él, el miedo fue pasando. Siempre que ella estaba mal, él estaba allí para ayudarla, y este momento no era la excepción. 
En cuanto se serenó, se atrevió a mirar hacia el exterior y admiró el crepúsculo, comenzaba a perder el miedo irracional a las alturas, y eso le gustaba. Disfrutó del paisaje tanto que se subió una, dos y tres veces más, cada vez más contenta de estar superando sus miedos, junto a él. 

Nostalgia. Es una sensación horrible, echar algo de menos y no poder tenerlo cerca.
¿Nunca te ha pasado?

martes, 29 de junio de 2010

Tú sólo veías una imagen, ¿verdad?
Yo veo mucho más que eso, veo los sentimientos, las emociones puestas en ella. Sí, porque esta foto tiene sentimientos. Unos sentimientos que iban dirigidos por y para ti. Simplemente me inspirabas cada segundo de mi vida, cada momento que pasaba contigo era como tocar el cielo con los dedos. Inigualable, perfecto, porque nuestro amor era así. Eras la única persona que me ha hecho sentir completamente feliz, a ti lado era todo tan bonito que no quería escapar.

Lástima que todo haya acabado, por eso he de decirte adiós. Ahora me toca rehacer mi vida, volver a ser la misma de antes, volver a enamorarme.
Goodbye.

lunes, 28 de junio de 2010

Para una persona muy especial :)

Cuando quieres a alguien, te vuelves ciego. Sí, ciego. No ves más allá de esa persona, no puedes darte cuenta de todo lo que tienes a tu alrededor. Es como una burbuja, en la que solo estáis vosotras dos. Y, créeme, eso no es bueno. Te aíslas hasta tal punto que solo oyes lo que quieres oír, lo que te interesa de verdad. Lo das todo por esa persona, te da igual lo demás. Cambias lo que haga falta para que a esa persona no le falte de nada. Haces todo lo posible por ella. Pero no te das cuenta de que estás dejando de lado tu propia vida, tus propios sentimientos. Luego, cuando todo acaba, te lamentas.
- ¿Por qué lo di todo por ella? ¿Por qué cambié mi vida entera por ella? ¿Por qué dejé de hacer esto sólo porque a ella no le agradaba?
Te haces mil preguntas, que solo tienen una respuesta.
Por amor, lo hiciste porque la amabas, porque para ti ella era lo primero y tú lo segundo. Incluso había veces en las que tú no contabas para nada, no te importaba lo que te pasara con tal de que ella estuviera bien.

Ahora es momento de que tú seas la primera, no los demás. No cambies nada de tu vida por nadie, porque al final, esa persona se va a ir y tú te vas a quedar ahí. La persona que realmente te quiere es la que te quiere tal como eres, con tus virtudes y tus defectos, es esa que es capaz de verte cuando eres invisible. Que te muestra amor incondicional, que siempre está ahí apoyándote.
Busca a esa persona, seguro que ya existe y aún no has sido capaz de verla o, quizá, aún no la has encontrado.

Te quiero mucho♥


. Anny Stramp

domingo, 27 de junio de 2010

Other love, other pain.

Ella entre lágrimas gritó. Gritó y nadie la escuchó, gritaba porque era la única forma de dejar de oír sus pensamientos, de sacar todo el dolor que siente. Cuando no pudo más, cuando estuvo tan destrozada que no tenía fuerzas más que para susurrar solamente dijo...
- ¿Por qué me has hecho esto?
No lo entendía, ella le amaba incondicionalmente, le dio todo y más.
- Esto es lo que te pasa cuando te enamoras de alguien que no vale la pena. - le dijo alguien - Lo mejor es no enamorarse nunca, y si lo haces, asegúrate de que te amen a ti también, porque de lo contrario acabarás con las alas rotas y el corazón destrozado.
Sí, aquella persona tenía razón, pero ella decidió que quizá aquella era la excepción. Y se equivocó. Tanto se equivocó, que le sucedió exactamente lo mismo que le vaticinó aquella persona. Jamás se había lamentado tanto, jamás había llorado tanto.

Ahora que sus gritos se habían convertido en sollozos desesperados, y que los sollozos iban apagándose poco a poco, intentaría recuperarse.

The perfect love story.

Abro los ojos, ya es de día. Debería dormir un poco más, ya que aún es muy temprano, pero no quiero. ¿Por qué? Porque estás a mi lado, y quiero abrir los ojos para verte dormir. Termino de desperezarme y me quedo mirándote, eres tan perfecto que parece que estoy soñando (incluso podría estar soñando, quién sabe). Tras unos segundos, abres esos ojos que me enamoraron hace ya un año y me miras sonriente. Es curioso como nuestro amor se conserva como el primer día, mientras vemos parejas romperse una tras otra debido a que su amor se erosiona nos damos cuenta de que lo nuestro, lejos de romperse, se hace cada vez más fuerte, más bonito. No sólo los primeros días del noviazgo son bonitos, para nosotros todos los días que pasamos juntos son hermosos e inigualables.

Nos dedicamos palabras de amor entre las blancas sábanas, nos besamos, nos damos un poco de ese amor que sentimos, que hace que nuestras almas estén en perfecta sintonía, que nuestros corazones latan al mismo tiempo. Mientras nos preparamos para un largo y bonito día juntos, uno de esos días que no olvidas, vamos memorando momentos pasados, siempre juntos. Yo recuerdo aquellos días en el lago, cuando me dijo que me amaba por primera vez, él recuerda el primer beso, la primera caricia, aquel día en el parque. De repente se pone en pie y sonríe.

- Espera un segundo
- Hmm... Está bien - le respondo mientras le miro con curiosidad
Tras unos segundos vuelve con un paquete entre las manos, "vaya, me ha comprado un regalo" pienso con una gran sonrisa.
- Ábrelo - dice con ilusión mientras me entrega el paquete
Lo abro y descubro que me ha regalado un libro, me encanta leer, por cierto. Leo la contraportada, trata sobre una pareja de enamorados, habla de cómo se conocieron, del verdadero significado del amor, que es mucho más que lo que un cuento de princesas, lleno de hadas, mariposas de colores y demás. Tras leer la contraportada descubro que hay una página marcada, me apresuro a abrirla y encuentro una hoja, mi mente vuela rápidamente hasta el lago.
- Esta hoja... ¿No es del árbol que había junto a la cabaña? - sonrío nostálgica
- Sí, cayó a mi lado justo cuando te dirigías al coche, decidí recogerla como un recuerdo del primer día para regalártela un día especial, y ese día ha llegado - me acaricia la mejilla y me da uno de sus besos tan tiernos, que hacen que un escalofrío me recorra el cuerpo.
- Te amo, no hay más palabras para expresar lo que siento - respondo.

Se me escapa una lágrima mientras hablo, porque, después de tanto sufrir, por fin había encontrado a alguien que no fingía amarme, que realmente me quería. Alguien que valía la pena amar, y que, sencillamente, era mi alma gemela.

Me quedo un rato acariciando esa hoja, disfrutando de cada uno de los recuerdos de aquel día tan especial. Seguidamente, me levanto y me dirijo a la habitación contigua, voy al mueble que se sitúa al final de dicha habitación, abro un cajón y extraigo una cajita envuelta con un bonito lazo.

- Espero que le guste -suspiro.
Vuelvo a la habitación y le entrego la cajita.
- Yo también tengo algo para ti
Él sonríe mientras deshace el lazo y abre la cajita. Mira en su interior y abre la boca sorprendido.
- Oh dios mío, es mi collar favorito ¡creí que no tendría arreglo!
Puedo ver el brillo de la alegría en sus ojos. Sí, ese collar significaba demasiado para él, así que hice lo imposible y más para lograr repararlo. Y lo conseguí.
- Me alegra que te guste, sé que este collar era muy importante para ti.
- Lo es, tiene mucho significado. Significa amor. - coge el collar y se lo pone.
- ¿Amor? ¿Qué tipo de amor? - lo miro extrañada, no recuerdo que este collar tuviera nada que ver con nosotros.
- Sí, amor. Significa muchos tipos de amor, el que siento por ti es uno de ellos. No sé porqué, pero cuando echo de menos a alguien, sujeto este collar y me siento mejor. Es como si tuviera dentro un poco de cada persona a la que quiero, y así jamás estoy solo, porque todas las personas a las que quiero están conmigo, de un modo u otro.
- Por eso estabas tan mal cuando no tenías el collar. Es una forma de sentirte acompañado siempre. Yo no necesito collar porque sé que tú siempre me acompañas, no sólo en cuerpo, sino también en alma. Eres lo único que me importa, la única persona por la que estoy dispuesta a arriesgarlo todo y más.

Mientras digo esto, él me besa. Me encanta cuando me besa porque es como si volara. Nunca había sentido esto con nadie, sólo con él, porque el amor verdadero hace que cada beso sea completamente especial, único y, sobretodo, perfecto.

- ¿Sabes? No sé qué habría sido de mí si no te hubiese conocido... Tu amor me salvó. El amor que sentimos... es tan perfecto que a veces parece que estoy soñando, que nada es real. Agradezco aquel día que te cruzaste en mi camino, porque fue el mejor día de mi vida. Fue el día que realmente comencé a vivir. Me has hecho ver el lado bueno de todo, me has convertido en el hombre más feliz del mundo. Me gustaría que mucha gente fuera capaz de sentir sólo un poco del amor que nosotros sentimos, porque es tan puro y tan bonito que no hay nada que pueda compararse a esto. Te amo, te amo -me acaricia el cabello y me mira.

Y esta es sólo una parte de ese día tan perfecto, aún queda mucho por contar. Pero el resto os lo contaré en otra ocasión.



Lástima que esta sólo sea otra de mis historias con final feliz.

viernes, 25 de junio de 2010

Broken innocence.

Llorar, es lo único que la consuela. Él le rompió el corazón. Ella creyó que podría amarla, que por una vez en su vida no estaba cometiendo un error, que por fin había sido correspondida. Pero se equivocaba, otra vez.
Sí, otra vez su maltratado corazón ha sufrido, llorado, se ha vuelto a romper y no sabe si tendrá arreglo.
Aún se puede oír su llanto en la habitación, con el único arropo de sus alas, ya que sus brazos ya no están ahí para abrazarla. Cuando mira sus manos se da cuenta de que se siente vacía, y es que sus dedos encajaban perfectamente en los suyos.
Fue un adiós demasiado largo para ella, demasiado doloroso para su pequeño corazón. 
Supongo que algún día logrará recuperarse, quizá incluso vuelva a amar, pero en sus ojos se seguirá reflejando el dolor pasado, el daño que le han hecho, todo lo malo que le ha pasado. 

¿Dónde está la inocencia de su mirada ahora?

This love.

Todo por ella.
Porque no había nada más importante en su vida que ella, y si ella se iba, todo moriría a su alrededor. Estaba dispuesto a darlo todo, su felicidad, su alma, todo. El amor hace que nos volvamos ciegos, locos, y que lo demos todo y más por la persona amada. Muchos nos arrepentimos si no es el amor verdadero, ya que habremos perdido demasiado en la batalla, pero él jamás se arrepintió, porque ese amor era de verdad, porque valía la pena intentarlo, entregarse a ese amor por el que tanto luchó. Quizá sabía desde un principio todo lo que iba a perder en esa batalla, era como cortarse las alas y lanzarse al vacío, pero si era la única manera de salvarla lo haría sin pensarlo dos veces. Para él, salvarla a ella era mucho más importante que su propia vida, y así lo demostró.

Entregó hasta su alma para salvarla, porque no podía soportar verla así, enferma, muriendo, lo mataba ver como la vida se esfumaba de sus ojos sin poderlo evitar. Por eso lo hizo, y la salvó.
Su amor la salvó, aunque él no está aquí para ver como sus ojos vuelven a recuperar el brillo, como vuelve a sonreír. Aunque ella viva con la mentira de que él se marchó para no volver jamás, sin siquiera saber que le lleva en su interior, en su corazón.

Feel tired.

Porque hay veces que te das cuenta demasiado tarde, que no sabes qué hacer. No puedes dejar que pase, pero tampoco puedes evitarlo. Es como tener alas y no querer volar, como estar atrapado, ver la salida y no tener fuerzas para llegar hasta ella.

viernes, 11 de junio de 2010

The history of desolation

Su alma se consume entre sollozos. Ya no lucha, pues no tiene sentido luchar contra un imposible. Sus lágrimas ya no pueden liberar todo el dolor que siente, todo el sufrimiento acumulado por el paso de los años. Ahora debe esperar, pero no puede. Es difícil convivir con una tortura semejante, no lo soporta más. Le necesita, pero él no volverá. No puede volver, aunque quiera. El infierno en el que se vio atrapado pudo con él, al igual que está derrotándola a ella.

Ni siquiera puede huir, sus alas ya no pueden elevarse hacia el cielo, se han mermado por la oscuridad de su ser.  Donde un día hubo un ángel, ahora sólo quedan restos, y eso la mata. Eligió destruirse a sí misma para salvarle, pero su necedad los envolvió a ambos en la oscuridad, y ella tuvo que ver cómo la vida de él se escapaba de sus manos, se pudría y se convertía en cenizas. Cenizas de un amor viejo, cansado, maldito. Su pecado fue conocerle, su castigo verle sumirse en el infierno.

Cualquier castigo habría sido mejor que ese, no pudo soportar el dolor de perderle para siempre. Ahora que su vida se apagaba en medio del dolor, por fin podría descansar. Dejar de pensar, de sufrir.

miércoles, 9 de junio de 2010

Forever.

Corría a través de la penumbra. A pesar de no ver nada, algo guiaba sus pasos, los volvía seguros y fuertes. Debería tener miedo detenerse o dar la vuelta y echar a correr, pero en su lugar, sentía una gran confianza en sí misma, por lo que continuó su marcha sin sentir el cansancio propio de llevar horas corriendo.
Por fin, se detuvo. Y se quedó allí, quieta, durante lo que pareció una eternidad. Aún seguía sin ver nada, pero finalmente decidió avanzar hacia él. Se acercó lo suficiente para ver su silueta recortada contra un árbol. Lo suficiente para que sus heridas sanaran, para sentir ese amor que tanto había tratado de ocultar.
Se quedó en silencio mientras él salvaba los pocos metros que los separaban y se detenía a un escaso metro de ella.
- Has venido -susurró.
De pronto, el amor cobró aún más fuerza. Esa voz, su voz, para ella era como el canto de los ángeles. Era tan... Perfecto que creyó que estaba soñando aunque, la verdad, no hacía más que soñar con él, día y noche. Sin pensarlo, se lanzó a sus brazos y se fundieron en un beso, sus almas se acariciaron como nunca antes lo habían hecho, por vez primera ambos eran completamente felices. No había palabras para describir un sentimiento así, aún no se habían inventado.

Ella lo tomó de la mano y él, mirándola fijamente, le dijo
- Puedes tomarla cada vez que la necesites, siempre estará ahí para darte calor y mis brazos estarán para protegerte y mis abrazos para darte calor y consuelo siempre  y mis besos... Mis besos para amarte, para hacerte feliz, en mis besos están todos mis sentimientos.
- Siempre seré tuya, no lo dudes jamás. No hay nadie en el mundo más feliz que yo, no hay nada que desee más que estar a tu lado. Pasaría una vida entera, dos, e incluso tres, junto a ti. Porque simplemente eres exactamente la persona que he buscado a lo largo de mi vida, incluso sin saberlo.
- Estamos destinados a amarnos -sonrió.
- Para siempre -completó ella.


Y este, señoras y señores, es el amor. Ese que sientes incluso sin conocerle, que buscas sin saberlo. Todos nos cruzamos alguna vez con él, pero a veces no podemos verlo.
Algunos lo rechazan porque están ciegos, otros lo aceptan y son felices. Cuando encuentras el amor es... como soñar despierta. Te pasas toda una vida pensando que nunca vas a encontrar al amor y al final se muestra ante tus ojos.
Al principio es como un cuento, luego empiezas a pensar que todo el mundo puede encontrar el amor, y no entiendes porqué no lo hacen. Olvidas que tú misma sufriste por falsos amores.Siempre encontraremos a esa persona que nos hará sentir el verdadero amor si sabemos dónde buscar, si no esperamos a que, mágicamente, aparezca él con un ramo de rosas en tu puerta. Tendrás que salir a buscarle y, cuando le encuentres, luchar porque vuestros sentimientos sean cada día más fuertes y sólidos.

viernes, 4 de junio de 2010

El desorden de tu nombre.

"Todavía no te he nombrado en estas páginas. La prudencia y el terror me han impedido contar aquí de qué manera extraña descubrí el viernes pasado la posibilidad de una existencia nueva. He comenzado a tejerte un jersey que nunca te regalaré, pero con el que podré imaginarte cuando lo saque del armario. He madrugado mucho para estar sola, para estar contigo."

martes, 1 de junio de 2010

Wings

Hay veces que crees que te han cortado las alas, pero simplemente es que no puedes verlas. Cuando menos lo esperas, descubres que están ahí, que nunca desaparecieron. Es extraña la sensación de descubrir algo que siempre había estado allí, casi como si te quitaran una venda de los ojos y pudieras ver todo de nuevo, cuando en realidad es tan simple como mirar una segunda vez para descubrirlo. Otras veces, a pesar de mirar una y otra vez no eres capaz de verlo, entonces necesitas a alguien que te diga "Eh, ¿no lo ves? ¡pero si está ahí!".


Es mejor detenerse a mirar una vez más que perder la ilusión de descubrir.
Puede que lo que descubras valga la pena, o quizá descubras algo completamente perfecto.
No pierdas nunca la ilusión de volver a descubrir la perfección, el amor.
Porque sencillamente, es como volver a nacer.


lunes, 24 de mayo de 2010

Luchar.

Caminando por verdes prados, imaginando que estoy vagando por el paraíso sin rumbo fijo ni ideas. Sin más equipaje que mi alma. ¿Qué busco? No lo sé. Quizá solo un lugar en el que por fin hallar un poco de paz, sin siquiera notar que ya la tengo. Todo lo que una vez soñé está aquí, en este paraíso. Pero aún así no soy capaz de verlo, porque si lo veo no tendré sueños, no seguiré luchando por conseguir algo, a pesar de que ya lo tengo. La vida es una lucha constante, hay veces que luchas por sobrevivir, otras veces luchas por amor. Hay muchas luchas y de diferentes tipos, pero en todas tienes que dar lo mejor de ti para ganar.
He de admitir que unas veces se gana y otras se pierde, si pierdes debes aceptar tu derrota y, si ganas, disfrutar del sabor de la victoria.


"Una derrota peleada vale más que una victoria casual."
- José de San Martín

Fuck u.

Siento decirte que ya no recuerdo los momentos que pasamos juntos. Todos se han esfumado, como si nunca hubieran existido. Porque para mi tú no existes. Hace mucho tiempo que empecé una nueva vida, sin ti. Y no había sido tan feliz desde entonces.
Por tanto, solo te pido algo... No vuelvas. No intentes quitarme nuevamente la felicidad que me corresponde. Solo una vez te permití hacerlo, pero no lo volveré a hacer jamás.
Lo último que quiero es sacrificar mi felicidad a cambio de la felicidad de los demás.

Feelings.

Cuando un sentimiento muere, nace otro.
Cuando nace otro, nos sentimos vivos.
Cuando nos sentimos vivos, creemos que podemos hacer todo lo que queremos.
Cuando creemos que podemos hacer todo lo que queremos, intentamos hacerlo.
Cuando intentamos hacerlo, ganamos.
Cuando ganamos, compartimos nuestras victorias.
Cuando compartimos nuestras victorias, entregamos felicidad.
Cuando entregamos felicidad, nos sentimos bien.
Cuando nos sentimos bien, todo va bien.

Y cuando todo va bien...
¿Acaso no lo vemos todo perfecto? ¿no somos felices?

Eso es lo que importa, la felicidad.
Haz feliz a quién también te hará feliz a ti, a quién más lo necesite.


¿Por qué no le entregas un abrazo a quién te lo pide?


"La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días."
- Benjamin Franklin.

lunes, 17 de mayo de 2010

New eyes

Hoy vuelvo a verlo todo mejor, más bonito, con distintos colores, mucho más vivos. 
Y es que no todo en esta vida es gris si sabes dónde mirar. 
Mira la vida con nuevos ojos, oye todas las notas de tu canción favorita y sé feliz, que es lo importante :)
Observa cada detalle y disfruta de la vida, que no está hecha para llorar, a pesar de que hay veces que se empeña en demostrarte lo contrario. Lucha por conseguir la mayor de las sonrisas, enamorate de quién no te rompa el corazón, de quién de ti se enamore. Dale una oportunidad a quien la merece y no a quien la pide. 
Recuerda que no quién más te atrae es siempre la mejor elección, hay que saber mirar dos veces antes de decidir. 




miércoles, 12 de mayo de 2010

Ironías de la vida

¿Felicidad irracional? ¿Cuándo he sentido yo eso? Es la felicidad que hace que te den ganas de saltar como un loco, de llorar de alegría, de ponerte a gritar, de hacer cualquier cosa en el mundo. Aunque soy bipolar, en un rato se me pasará.

- ¡Soy tan feliz!
- Hace un rato estabas llorando. Por mí.
- Bueno, es de mala educación no llorar cuando te dejan. De todos modos, nunca te quise.
- ¿Sabes? Cuando te dejé... No iba enserio. 
- Oh, mierda, espera que vuelvo a llorar otra vez.

El tiempo lo cura todo

Todo en esta vida pasa, puede que hoy te sientas muy bien o muy mal, quizá mañana también. Pero sé que, tarde o temprano lo acabas pasando, lo superas. Aunque no lo olvides. La pérdida de un ser querido es un dolor demasiado grande para olvidarlo, siempre dejará una huella en ti. Pero debes entender que tienes que dejarle ir, que sea libre. Echar de menos es egoísmo, ya que no dejas que su recuerdo se evapore y que, así, sea completamente olvidado. Al parecer hay gente a la que le gusta sufrir, decir que la vida no tiene sentido, que desean morirse y dejarlo todo. ¡Cobardes...!

domingo, 9 de mayo de 2010

Desires♥

Y, mientras yo se la entregaba, le susurré:
- Pide un deseo
- Vaya, no sé qué pedir - admitió con tono nervioso.
- Bueno, piénsalo, pero date prisa, sino no tiene gracia - le digo con una sonrisa pintada en los labios, esa sonrisa que siempre pongo cada vez que le veo.
- ¡Ya sé lo que voy a pedir! - responde, tras un rato pensando, y cierra los ojos mientras la acerca a sus labios y sopla.
Nos quedamos un rato observando como vuela el diente de león hasta que desaparece de nuestra vista.
- ¿Qué has pedido? - pregunto, intrigada
- Es un secreto - sonríe
- Ah, vamos, ¡dímelo! - digo, mientras pongo caritas
- Lo que deseé ya lo tengo
- ¿Ya lo tienes?
- Sí, lo tengo, justo a mi lado. Sólo le he añadido un pequeño detalle, eternidad - hace una media sonrisa y me mira
- Bueno, al lado solo me tienes a mí, a no ser que te refieras a la cámara, que está al otro lado - suelto una risita nerviosa, aunque ya sé que se refería a mí - ¿Eternidad?
- Ya sabes a quién me refiero -hace una pausa y me contempla, con esa mirada que me hace sentir mariposas en el estómago, que me hace temblar y esa mirada, al fin y al cabo, que me enamoró- sí, una eternidad junto a ti.

Voy a responder, entre balbuceos, pero al final opto por callarme y él me besa. Me da un beso de esos que me hacen olvidar todo, incluso olvido respirar, de esos que me hacen sentir que floto, como el diente de león al que hace rato le formuló su deseo. Y es que siempre me abandono a él, a sus abrazos, a sus besos y a sus caricias sin pensarlo dos veces.

Y todo por el simple hecho de que le amo, de que lucharé por él, de que esto es para siempre.

miércoles, 14 de abril de 2010

Friends?

Hay dos tipos de amigos, los que duran y los que no.
Lástima que predominan los últimos...
Te pasas una vida entera buscando esos amigos de verdad y, a veces los tienes ahí y no eres capaz de verlos hasta que los pierdes. No sé que es peor, si tenerlos y no ser capaz de verlos o no tenerlos jamás.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Destruction of love.

Sentimiento complicado, cambios, locura, amor. Todo está dando vueltas a su alrededor y no se siente capaz de apartarse... Es como estar dormida pero a la vez despierta. Es como verlo todo desde arriba sin poder cambiar nada. Simplemente necesitaba una cosa y no la tenía. Si él no estaba ella no se movería. Dejaría que todo girara y la arrastrara, que la destruyera. Lo que sea antes de dejar de verlo. Antes de alejarse de él. No había nada más en su mundo. No sentía nada que no fuese él. Pero él ya no está y ella se siente sola, no le importaba nada, "él vendrá" se dijo. Y esperó, esperó a pesar de saber que podía morir, a pesar de poder perderlo todo por amor, por un sueño, por un poco de esperanza. Esperó con el corazón en vilo mientras la destrucción se acercaba cada vez más, mientras el viento movía su pelo.
Y sucedió. Fue tan rápido como un suspiro, pero a la vez lento. Algo completamente indescriptible.
Todo giraba a una velocidad de vértigo, y cuando parecía que lo iba a destruir todo, simplemente se detuvo. Algo lo detuvo.
Ella sonreía, con una de esas sonrisas que se te quedan grabadas en el alma a fuego.
Sólo dijo: Ha venido.

martes, 16 de marzo de 2010

.

Diario de cómo tu vida puede dar un giro de 180º en menos de una semana.

lunes, 15 de marzo de 2010

Words

Ojalá... Una palabra simple, pero llena de significado.

Days.

Momentos inolvidables junto a personas inolvidables, días perfectos junto a personas perfectamente imperfectas.

Como el agua

Hoy lo tienes muy claro, mañana no.

Eyes.

Miradas que te llenan el corazón de sentimientos incontrolados...

What? ._.

¿Acaso crees que con un simple "lo siento" (sin sentirlo, por cierto) se soluciona todo?

Storm ~

Torbellino de sentimientos que se arremolinan en mi corazón, provocando un caos total, en el que no distinguirías una araña de un elefante sin tener que mirar dos veces.

Hard of deny

Si con un simple chasquido de dedos se pudiera arreglar todo...
¿Qué vida más aburrida, no?

miércoles, 10 de marzo de 2010

Amigos.

Es curioso cómo cuando te dan una patada de repente hallas una mano amiga (justo cuando menos lo esperas) pero, cuando vas a aferrarte a esa mano, comienzan a aparecer más y más manos, que cuando vas a aferrar, rápidamente se retiran ante tu atónita mirada. Mientras tanto, tú sigues buscando aquella primera mano amiga, cuando la encuentras ésta no se retira, sino que te sujeta fuertemente y no te permite caer, al contrario, te levanta y te ayuda a curar tus heridas, mientras que las demás manos te invitan a caer en un pozo sin final.

Black or White?

Las cosas no son buenas o malas, sólo depende de cómo las miremos.

domingo, 7 de marzo de 2010

Excusas.

- Qué curioso...
- ¿El qué?
- Todo. Un día me quieres, otro día me odias.
- Soy bipolar.
- Claro, y yo gilipollas...

miércoles, 3 de marzo de 2010

Mi pequeña...

Ahora te tocó marchar a tí, pero sé que, dondequiera que estés, serás feliz... Estarás con tu otro pequeño, con tu amor. Sé que a lo largo de esta semana le has necesitado mucho, has sufrido y lo has pasado muy mal. Pero no voy a quedarme con esta última semana de tu vida, sino con las demás semanas, en las que eras completamente feliz. Te echaré de menos, no lo niego, pero lo sucedido fue lo mejor.
Cada vez que te necesite, recordaré nuestros buenos momentos juntas, como te llamabamos, a modo de broma, "McGyver" , porque siempre lograbas salir de todas las jaulas, o hallabas el modo de roer los cables, daba igual lo altos o escondidos que los pusieramos, cómo te peinabamos el pelo y te enfadabas, cómo corrías cuando intentábamos cogerte en brazos... Te quiero, y espero que estés a gusto allá, en el "cielo", junto a tu Snufi.
Love you, Yuna♥

- See you in heaven ~

martes, 2 de marzo de 2010

Imbecilidades.

- Eres un imbécil
- ¿Crees que me importa?
- Debería importarte.
- Solo me importas tú.
- Pero sigues siendo un imbécil.
- Un imbécil enamorado.
- Lo que te hace más imbécil aún, si es que eso es posible.

viernes, 26 de febrero de 2010

Love or not?

Las cosas no son más que una pantomima, una carta mal jugada cuando todo parece ir bien, te das cuenta de que sólo estás viviendo un engaño, una mentira de la que te alimentas cada día, que es más grande conforme pasa el tiempo.
El hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra dos veces, yo he tropezado una. Lo cómico de la situación es que estoy viendo esa piedra y no me siento capaz de apartarme, veo como a esa piedra se le une otra, y otra, y otra y yo sigo sin poder apartarme.

Y vuelve a llover, tengo ganas de que salga el sol e ilumine mi vida, dando calor a mi alma, sacándola de ese intenso anhelo de un poco de luz, de un poco de calor, de un poco de amor...


Y puede ser que todas esas piedras me hagan tropezar o puede que vuelva a amar....

martes, 23 de febrero de 2010

Mi pequeño...

Quizás algún día logre arrancarme este corazón que tanto dolor me causa día tras día, pero no puedo, y por ello no puedo olvidar el dolor, el dolor de que te hayas marchado y no puedas volver... Cada día que pasa es una tortura, un granito de arena que se va sumando a la montaña, un dolor insufrible, y hoy... Hoy la gota ha colmado el vaso... Hoy... Hoy ya no existes... Quiero aferrarme a la idea de que sí, pero sé que no es cierto, yo misma pude comprobarlo.
Te necesito, siento... Siento como si algo faltara dentro de mí, como si algo no estuviera bien... Ahora lo único que puedo hacer es decirte adiós, que te vaya bien dondequiera que estés, que te encuentres bien, allá, en el cielo. ¿Algún día volveremos a vernos? Dios quiso llevarte consigo y yo no pude evitarlo, no pude despedirme de ti...
El dolor de tu partida es intenso, pero soy fuerte, sé que lo superaré y que algún día volveremos a estar juntos. Solo quiero que desde el cielo sepas que estoy orgullosa de tí, que te quiero y que te deseo lo mejor del mundo, que si hay vida después de la muerte la tuya sea la más dichosa, la mejor vida que se pueda tener.
Me quedaré con el recuerdo de aquellas tardes que pasabamos jugando, aunque tú eras muy asustadizo, de aquellas tardes que le mordías la camisa a mi madre y ella se enfadaba, de aquellas conejitas que tanto te gustaban, de lo vago que eras, de lo que te encantaba echarte al sol (pero que nadie se te acercara), de lo que odiabas que te cogieran en brazos como a un niño pequeño...

Te quiero...

See you in heaven

jueves, 11 de febrero de 2010

You're a fucking shit.

Dicen que la primera caída es la que más duele, por el hecho de ser la primera...
Yo... No estoy tan segura de eso.

martes, 9 de febrero de 2010

Já.

- ¡Qué listo eres!
- En eso no nos parecemos tú y yo.
- ¿Me estás llamando idiota?
- No, sólo saco a relucir nuestras diferencias.

sábado, 6 de febrero de 2010

El Don

La libertad era una fantasía que ella roía obsesivamente durante sus pocos momentos de recreo, como un hueso viejo al que solo le queda un hilillo de carne y, como todas las ilusiones, la dejaba todavía más hambrienta que antes, solo que era consciente con más intensidad de cómo su alma moría de hambre dentro de ella, con las alas atrofiadas por la desesperación de no ser utilizadas.

viernes, 29 de enero de 2010

:)

- Dios es el más poderoso.
- Sí, es mi personaje de ficción favorito.

miércoles, 20 de enero de 2010

Don't waste your time!


Vive tu vida, no la vida de los demás, comportate como el adulto que eres. Ya es hora de que desplegues tus alas y vueles, deja atrás tu nido y descubre un mundo maravilloso o terrorífico, tú eliges, sólo depende del camino hacia el que tus alas te guíen.

Sé tu mismo, no te dejes influenciar por cualquier cosa que llame tu atención, sólo están ahí para desviarte de tu camino.

lunes, 11 de enero de 2010

A veces pienso que quizá soy yo, otras veces que son los demás. En definitiva, no me aclaro.
No sé si soy rara o es que los demás lo son, el caso es que me siento tan extraña en este mundo, tan... Distante, diferente podría ser la palabra. No lo entiendo. Veo a los demás, cómo se adaptan tan fácilmente a todo, cómo viven tan bien, cómo son tan felices, cómo consiguen todo lo que quieren y... Siento celos, sí, celos... Celos porque yo no puedo ser así, no puedo adaptarme con facilidad porque no puedo cambiar de forma de ser por un grupo de personas manipuladoras, no puedo vivir tan bien porque no soy tan conformista como ellos, no puedo ser feliz porque no vivo en la ignorancia en la que viven ellos, no puedo conseguir lo que quiero porque, simplemente, lo que quiero... No sé lo que quiero.

El mundo es complicado, pero yo intento  hacérmelo más fácil, ya sabes, para no joderme la vida. De todos modos, las cosas están cambiando para mí, no sé si para bien o para mal, pero están cambiando... O eso espero.
¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?

domingo, 3 de enero de 2010

;)

¿Por qué crees que siendo más bella eres mejor persona? ¿Por qué luchas por ser la más bonita? ¿No te das cuenta de que la belleza no lo es todo? 
Ya ves, buscas la belleza exterior y no te das cuenta de que te estás pudriendo por dentro, volviendote fría e insensible. Sólo quieres que los demás te admiren y crees que por ser bella eres superior a los demás. ¿No te das cuenta de que la belleza no es eterna? Preguntas y preguntas surgen en mi mente cuando veo a personas como tú... Bellas por fuera pero tan vacías por dentro que me dan pena.
Creen que son perfectas pero no se dan cuenta de que la perfección no existe :)
Una persona nunca puede ser perfecta porque nacimos para ser imperfectos... ¿O es que vas a decirme que nadie tiene algún defecto? Por muy guapa (o guapo) que seas siempre vas a tener algún defecto, interno o externo. Así que preocupate de tu aspecto interior, que lo tienes un poco... descuidado ;)




 

La belleza exterior no es más que el encanto de un instante. La apariencia del cuerpo no siempre es el reflejo del alma.
-George Sand